Visita la falla Cervantes 1547-1616 y no te pierdas la cremà el Domingo 23 a las 21:30 h

FALLA CERVANTES 1547-1616
Plaza de los Santos Niños

Cuerpo central:

El centro de la falla nos retrata el alma de la literatura del ilustre Miguel de Cervantes Saavedra, nacido en Alcalá de Henares en septiembre de 1547. Se nos presenta con un equilibrio entre lo real y lo satírico, en pleno gesto de creación pluma en mano. Vemos un retrato que en el que se comparten esencias de los monumentos falleros y el trabajo del literato, como la burla, la sátira, la crítica y el mimo por lo clásico y lo artesanal. El concepto de darle la vuelta a la realidad que se nos presenta cada día. Una ligera mueca de sonrisa que rompe la seria estética de cada uno de sus retratos oficiales.
Descubre en esta falla la literatura de Cervantes y en general la cultura literaria que se mezcla con el paso del tiempo, jugando con ello.

Escenas de la falla:

– El hidalgo de la triste figura y su compañero. El reflejo de la sociedad actual. Dos molinos amenazan a nuestros protagonistas. Dos molinos que en realidad esconden lo que son a ojos de Don Quijote. ¿Representa al ciudadano actual? ¿Esos molinos parecen una cosa pero son otra? Son los molinos con los que los ciudadanos de “a pie” tenemos que batallar.
– La novela pastoril. También se encuentra muy a gusto este pastor en sus tierras. Lee bajo el influjo del amor “La Galatea”.
– La actualizada Sigismunda. En esta escena presentamos una escena de humor sobre la obra “Los trabajos de Persiles y Sigismunda”. Nos encontramos con una dama que intenta encontrar a su amado, un perdido Persiles que no sabe por dónde va. Por suerte nuestra dama utiliza páginas de contactos y el mismísimo “google maps” en su Smartphone para llegar a Roma y encontrarse con su virginal amor.
– Ayer y hoy en la literatura. En esta escena vemos dos figuras enfrentadas en comparativa temporal. Ambos literatos y lectores que les une la misma pasión y les separa siglos de distancia. Por un lado el literato del siglo de oro lee libros y papiros, tomos de gran rigidez y presencia y gusta de escribir sus obras con pluma y tinta. Por otro lado el joven moderno lee en su Tablet, ligera, sofisticada y fría, y gusta de escribir sus textos en su ordenador portátil de nueva generación.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X